Curso de verano UNIA: “Psicoterapias Contextules”. Quién es quién (II)

BAEZA

Continuamos presentando a los profesores del curso de verano “Las psicoterapias contextuales: avances recientes“, que se celebrará entre el 28 y el 31 de Agosto en la sede Antonio Machado de Baeza de la Universidad Internacional de Andalucía. Como ya comentamos, el grupo de docentes reunen además de una muy dilatda experiencia en la práctica clínica, un conjunto de investigaciónes y publicaciones en lengua castellana muy amplio, importante e imprescindible para todos aquellos que quieran introducirse y estar al día en estas psicoterapias. La semana pasada presentamos a Jose Manuel García Móntes, continuamos hoy con Jorge Barraca Mairal.

jorge barraca

Jorge Barraca Mairal es Doctor en Psicología, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica,  Profesor Titular y Director del Master en Psicología General Sanitaria de la Universidad Camilo José Cela y Colaborador de la Fordham University de Nueva York y del Boston College. Tiene más de 25 años de experiencia en la práctica clínica en terapias individuales, de pareja y de familia. Es autor de múltiples artículos de carácter científico y sanitario, así como libros de divulgación relacionados con la práctica clínica en general y las terapias contextuales en particular, destacando entre ellos: La mente o la vida. Una aproximación a la Terapia de Aceptación y Compromiso (Desclée de Brouwer, 2005), Técnicas de Modificación de Conducta. Una guía para su puesta en práctica (Síntesis, 2014), Activación Conductual para el tratamiento de la depresión (Síntesis, 2015) o Terapia Integral de Pareja (Síntesis, 2016). Para completar su amplio recorrido de publicaciones y trabajos de investigación, volvemos a apoyarnos en Google Académico, en este enlace podréis ver todas sus citas.


Recordamos que desde cepsi psicólogos se beca la matrícula a psicólogos o estudiantes de psicología. El único requisito: ser socio de la sociedad para el avance de la psicología clínica y de la salud (sepcys). A fecha de hoy (16/07/17) quedan dos becas por asignar. Interesados enviar un correo a: manolo.calvillo@gmail.com


 

Entre bambalinas: debido a sus compromisos como especialista en Terapia Integral de Pareja, cuando empezamos a organizar nuestro curso de verano, Jorge Barraca tenía confirmada ya su participación en el curso-taller en Terapia Integral de Pareja que se realizará en Perú los días 25, 26 y 27 de agosto. Finalmente hemos podido contar con él y estará en Baeza el día 31 de agosto, hablándonos sobre la Terapia de Activación Conductual.

 

 

 

Curso de verano UNIA: “Psicoterapias Contextules”. Quién es quién (I)

sedeBaeza

Del 28 al 31 de agosto se desarrollará el curso de verano de la Universidad Internacional de Andalucía “Las psicoterapias contextuales: avances recientes“, que tengo la suerte de dirigir. Además de la actualidad y el interés aplicado del curso para estudiantes y profesionales de la psicología clíncia, sin duda una de las fortalezas del mismo es el cartel de docentes que van a participar en el mismo. Entre ellos reunen no solo miles de horas de práctica clínica, además un conjunto de investigaciónes y publicaciones en lengua castellana muy amplio, importante e imprescindible para todos aquellos que quieran introducirse y estar al día en estas psicoterapias. Estos “primeras espadas” son referentes ampliamente conocidos en contextos académicos y profesionales, no obstante creo que puede ser interesante ponerles caras, conocer quién es quién y acercar sus trabajos e investigaciones desde este blog.

Hoy empezamos por Jose Manuel García Montes, que estará habalndo sobre la Terapia de Aceptación y compromiso el día 29 de agosto. Jose Manuél García Montes es Jose Manuel Garcia MontesDoctor en Psicología y licenciado en derecho. Psicólogo Especialista en Psicología Clínica. Profesor Titular de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad de Almería. Es además codirector de los cursos de Experto y Especialista en Terapias Contextuales / Terapias de Tercera Generación, de la Universidad de Almería. Participa además como docente en los Masters de Psicología General Sanitaria de la Universidad Camilo José Cela y de la Universidad de Almería. Entre sus líneas de investigación destacan el estudio de los procesos psicológicos implicados en los síntomas psicóticos y el abordaje de la esquizofrenia mediante aproximaciones psicológicas con base en la aceptación. Con un amplio número de artículos publicados en revistas científicas y académicas, de trabajos de tipo empírico, teórico y de aplicaciones clínicas. En la actualidad es miembro del Consejo Editorial de la Revista Psicothema, de Papeles del Psicólogo y Vicepresidente de la Sociedad para el Avance de la Psicología Clínica y de la Salud (SEPCyS).

Sería muy largo y complicado nombrar aquí todas sus investigaciones y publicaciones, nada que no pueda arreglar google, desde este enlace podréis ver todas las citas de Manuel García Montes en Google Académico. Buen provecho!


Nota: Aprovecho para recordar que desde CEPSI Psicólogos se beca la matrícula a psicólogos o estudiantes de psicología. El único requisito: ser socio de la Sociedad para el Avance de la Psicología Clínica y de la Salud (SEPCyS). A fecha de hoy (8/07/17) quedan tres becas por asignar. Interesados enviar un correo a: manolo.calvillo@gmail.com


 

La sofisticación del disparate.

BoscopiedraEsta mañana escuchaba en la radio hablar sobre los prometedores avances de la neurociencia para distinguir distintas enfermedades mentales  atendiendo a diferencias en las estructura y funcionamiento del cerebro. En este caso se hablaba de  psicópatas, de esquizofrenia y depresión, sin embargo esta misma búsqueda de la “Piedra Roseta” que nos permita explicar de manera simple y mecánica la jeroglífica complejidad del comportamiento humano se hace también para explicar las diferencias entre hombres-mujeres, blancos-negros, homosexuales-heterosexuales, optimistas-pesimistas, demócratas-republicanos,…

A pesar de lo espectacular y moderno -casi de ciencia ficción- que resulta el lenguaje y los relatos de los periodistas que preguntan y de la mayoría de profesionales (psicólogos, psiquiatras, neurocientíficos, expertos en educación,…) que son entrevistados, casi siempre me suenan a demasiado antiguo, a explicaciones en exceso simples, mecánicas e infantiles, vino viejo en odres nuevos. No son recientes los intentos de encontrar las respuestas en el análisis de los rostros o de la forma y el perímetro craneal para distinguir a las personas violentas, pruebas éstas que podían ser decisivas para declarar como culpable o inocente a los sospechosos de algún delito.

Ya en el S.XIX desde diciplinas como la craneología, la frenología, la fisiognomía o la criminología antropológica se afirmaba la posibilidad de identificar científicamente vínculos entre la naturaleza de un crimen y la personalidad o la apariencia física del criminal. También ha sido recurrente en la historia el intento de relacionar variables como racismocoeficiente intelectual con el adn o el tamaño o la estructura del cerebro. Ni qué decir tiene que la rotundidad con la que se hacían algunas de estas afirmaciones quedaron en poco más que nada, y que en algunas ocasiones respondían más a la ideología del momento o del estudioso de turno que a su honestidad científica o intelectual.

Estudios y explicaciones en apariencia más asepticos, objetivos y con toda la apariencia científica que aporta el lenguaje de lo cerebral y sus neuromitos, siguen divulgándose día a día en redes sociales y medios de información, desde los más serios y reputados a los más frikis y fantasiosos; extendiéndose así una explicación mecanicista y cerebrocéntrica -erronea en su mayoría, incompleta en el mejor de los casos- del comportamiento humano. Explicación ésta que impregna la manera entender y de trabajar de muchos profesionales de ámbitos tan importantes como la psicología, la psiquiatría, la educación, o los recursos humanos.

Todos estos nuevos estudios se han visto posibilitados y han tomado un gran impulso por el enorme avance en la tecnología que permite estudiar el cerebro con máquinas maravillosas y sin duda útiles, con software inteligente y algoritmos muy sofisticados. Sin embargo, sin una revisión profunda de nuestra manera de entender el comportamiento humano, sin un planteamiento previo desde la filosofía y la epistemología del comportamiento (también del comportamiento de los científicos) que nos permita hacer las preguntas correctas, el avance real que toda esta tecnología permitirá será inevitablemente más lento. Creo que, en más ocasiones de las deseables, esta gran sofistificación tecnológica está aportando “disparates” más sofisticados para dar respuesta a preguntas erróneas que nos dejarán en el mismo lugar de siempre.

 

Nota: La imagen superior es de el cuadro “Extracción de la piedra de la locura“, El Bosco, 1501-1505.

 

LAS PSICOTERAPIAS CONTEXTUALES: AVANCES RECIENTES

Este verano que ya asoma vuelvo a participar en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional de Andalucía. En esta ocasión coordinando el curso LAS PSICOTERAPIAS CONTEXTUALES: AVANCES RECIENTES. Para impartir los distintos contenidos contamos con un grupo de docentes, investigadores y profesionales de la  psicología que son pioneros y referentes en nuestro país y america latina en la conceptualización y la práctica de estas psicoterapias.

Cuenta este curso de verano con el reconocimiento institucional de la SEPCyS (Sociedad Española de Psicología Clínica y de la Salud) y el apoyo económico del Centro de Psicología CEPSI de Bailén.

A continuación os dejo la información básica del curso.

LAS PSICOTERAPIAS CONTEXTUALES: AVANCES RECIENTES

Lugar: Universidad Internacional de Andalucía. Campus Antonio Machado de Baeza (Ciudad Patrimonio de la Humanidad)

Fechas: 28-31 agosto.

Duración: 30 horas.

Precio: 58 euros.

Objetivos

  • Exponer el origen de las llamadas terapias de tercera generación como Psicoterapias Contextuales.
  • Conocer sus bases experimentales y sus fundamentos teóricos para permitir una comprensión profunda y una correcta aplicación de estas psicoterapias.
  • Profundizar en el conocimiento y las aplicaciones prácticas de las terapias que han tenido mayor difusión en la bibliografía científica: la Terapia de Activación Conductual, la Terapia de Aceptación y Compromiso y la Psicoterapia Analítica Funcional.
  • Entender las bases de la formación del Yo y de sus problemas desde estas terapias y su implicación como base en algunos problemas psicológicos y su intervención.

Contenidos

  • Las terapias de Tercera Generación como Terapias Contextuales. Marino Pérez Álvarez.
  • Bases Experimentales de la Terapias Contextuales. Luis Valero Aguayo.
  • La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Jose Manuel García Montes.
  • La Psicoterapia Analítica Funcional (FAP). Miguel Ángel López Bermúdez y Rafael Ferro García.
  • El Yo y sus problemas desde las Terapias Contextuales. Rafael Ferro García.
  • La Terapia de Activación Conductual. Jorge Barraca Mairal.

Información sobre el profesorado del curso.

Descarga el folleto del curso, con información del programa, matriculación, forma de pago y becas de alojamiento.

Enlace a la página del curso en la web de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional de Andalucía.

Para cualquier duda o consulta que tengas sobre el curso puedes ponerte en contacto conmigo en esta dirección: manolo.calvillo@gmail.com.

¿Pleonasmo o impostura?

articulo.jpg

Ya sé que no tiene mayor importancia, que no es más que una manera de contar las cosas, nuestra manera de utilizar el lenguaje cotidiano. No obstante conviene estar alertar del lenguaje, porque ya se sabe que a veces las palabras las carga el diablo y en muchas ocasiones dicen más nuestras palabras por lo que no dicen que por lo que pretenden describir. De esta manera la frase “El falso vidente que abusó de dos “pacientes” irá a prisión” pareciera implicar que existen videntes verdaderos, personas que realmente y de manera cierta tienen la facultad de adivinar el futuro.

¿Nos referimos a la misma categoría de cosas cuando hablamos de falsos médicos, falsos policías o falsos psicólogos que cuando se habla de falsos videntes? El lenguaje permite estas cosas y a veces ayuda a crear una realidad más o menos sana, más o menos justa o más o menos supersticiosa. Tal vez los efectos del lenguaje no son tan ingenuos como se pudiera pensar  y los medios de comunicación deberían cuidar un poquito más estas cosas.

Más allá de la impostura que crea tan inocente titular, más allá de que se utilice en el artículo el término “paciente” –propio del campo verbal de la salud- en el mismo contexto lingüístico  de la práctica de la videncia y la cartomancia, más allá de que el adjetivo de “falso” (vidente) le pueda restar protagonismo al grave comportamiento delictivo en sí (el abuso de dos mujeres); mientras lo leía, preferí imaginar que el articulista no hacia otra cosa sino jugar con las palabras en el titular para crear un sutil pleonasmo.

El molino

vistas camino del molino.jpg

Los sábados en el molino tienen ya la historia de las noches en el Ruido Rosa y las mañanas de los domingos en la Plaza Larga del Albayzin, cuando el sol, la cerveza y las migas del Ayxa eran el antídoto contra la resaca de quienes se pensaban inmortales solo unas horas antes.

En el molino se cuida como en pocos sitios los caldos y las viandas que el doctor, el de Torres de Albanchez, maneja con destreza y buen saber. En el molino se  ha inventado el agua de tomate, no les digo más.

Pero además en el molino se cuidan las palabras. Allí saben muy bien que las palabras tienen valor en tanto que conservan sus significados. Ayer lo hablaba con mi doctor y con Lina; hay palabras muy manoseadas, demasiado manoseadas, palabras impuestas, palabras que se aprenden tan de memoria que terminan por perder la revolución que llevan dentro.

Casi siempre que voy al molino vuelvo con algo en las manos, ya sea una garrafa de aceite virgen extra de las olivas que tantos años cultivó Benerado, ya sea una buena tripa chorizo blanco de Peñolite. Ayer tocó una cuña de puro mediterráneo metida en un exquisito queso de Menorca.

Ayer, el de Torres, alumno aventajado de Don Tomas y de memoria privilegiada, me hizo además otro gran regalo recordándo un artículo de El Paísdelos90 (aunque hoy pueden ustedes encontrar en los quioscos un periódico con el mismo nombre, les aseguro que nada tiene que ver con el de aquellos años). Su título rezaba: “Los Tumbados”, escrito por Luís Landero el 18 de noviembre de 1990.

Lo he comprobado, aquel 18 de noviembre era domingo, estoy seguro que leímos aquel artículo y lo conversamos al sol del Albayzin en la Plaza Larga, conjurando el tiempo con poco más que una Alhambra y un plato de migas del Aixa para seguir siendo inmortales. Les aseguro que lo conseguíamos. Al menos durante un par de horas más.

Si quieren disfrutar de una buena historia y una pluma magistral, no duden en leer “Los tumbados”, de Luis Landero. Pueden pinchar aquí.

Foto: camino al molino.

Cerebro, educación y prensa amarilla.

Resultado de imagen de answer simple but wrong

Neuroeducación, una disciplina de todo a cien.

Pareciera que a veces los medios de comunicación serios no fuesen más que prensa amarilla cuando informan sobre noticias científicas, especialmente aquellas que tienen que ver con temas relacionados con la educación y la psicología. Me refiero a ejemplos como este, este, este o este.

En la mayoría de esos casos, a partir de estudios concretos de la fisiología y la estructura cerebral se habla con una seguridad pasmosa -poco propia de la prudencia que caracteriza a la ciencia- de infalibles conclusiones y consejos prácticos para padres, alumnado y docentes . A pesar de los problemas metodológicos y de diseño experimental , a pesar de los problemas de replicabilidad y de validez externa e interna que están demostrando tener muchos de estas investigaciones (por ejemplo aquí, aquí y aquí), y a pesar de los problemas epistemológicos de base que presentan (aquí o aquí), estos estudios tienen una gran difusión por parte de medios de comunicación globales de mucha influencia en nuestra sociedad. Al mismo tiempo estas noticias fortalecen neuromitos que suelen tener una gran aceptación y acogida entre la población general y entre padres, madres, psicólogos, educadores o maestros y otros profesionales que se dejan deslumbrar por la moda cool del cerebrocentrismo y que militan con entusiasmo en esa nueva ola, mas efectista que efectiva, empeñada en aplicar en las escuelas la neuroeducación, el coaching, el mindfullness, etc. tal y como lo cuentan en la prensa, confundiendo lo bueno con lo nuevo y la realidad con el deseo.

Al Cesar lo que es del Cesar.

No dudo de que muchos neurocientíficios sean magníficos profesionales, excelentes científicos y doctores llenos de buenas intenciones, y que realizan un trabajo importante. Pero creo que no pocas veces cuando hablan de educación se lían y  se precipitan cuando lanzan orientaciones prácticas y realizan algunas afirmaciones categóricas (a veces disparatadas y sin ningún apoyo en la evidencia) sobre cómo se debe enseñar en las escuelas. Los expertos en metodología y en educación son (o deberían ser) los profesores, y no los neurocientificos, ni los coach, ni los bioneuroeducadores, ni los expertos en mindfullness, en inteligencia emocional, ni los políticos, ni los oradores estrella,..

El cerebro no se emociona, ni recuerda, ni aprende, somos las personas las que lo hacemos. Claro, es necesario para ello una persona con un cerebro, pero también con unos sentidos, y una biografía y un contexto.

Esto no es negar la importancia y la necesidad de la neurociencia, es tan solo señalar que la educación, el aprendizaje, el comportamiento, las relaciones sociales, el arte, la creatividad,….. y la neurociencia implican niveles de estudio diferentes. No se invalidan por tanto una disciplina a la otra, simplemente están respondiendo a preguntas diferentes y los riesgos aparecen cuando se responde taxativamente desde la neurociencia a preguntas que deberían responder los profesionales de la enseñanza y el aprendizaje.

Que el cerebro humano no haya cambiado en los últimos 15000 años, como dice el Dr Francisco Mora, no quiere decir que no sean totalmente diferentes los niños del paleolítico a los del S.XXI. Posiblemente un neurocientífico al microscopio no sea capaz de distinguir el cerebro de un niño al de otro, ni sus imágenes en funcionamiento o su estructura, pero te aseguro que un buen profesor sí será capaz de diferenciarlos e incluso de adaptar con buen criterio su forma de enseñarles con dos métodos totalmente diferentes a pesar de que el cerebro sea exactamente el mismo.

De Mágico González a Bernini

Un nivel de conocimiento implica saber cómo funciona el cerebro humano, otro nivel diferente saber cómo aprendemos las personas. Se trata de dos conocimiento relacionados, pero requieren  análisis y respuestas desde campos verbales distintos. En última instancia, la física, la química y la biología están en la base de cualquier elemento de la naturaleza, de cualquier ser vivo o de cualquier comportamiento, sin embargo no podemos reducir, entender o explicar los cómo y los porqués de la música de Mozart, de los goles de Mágico Gonzalez, o del Rapto de Proserpina de Bernini tan solo en función de la ley de la gravedad, de las moléculas de carbono,  del adn o los circuitos neuronales de Mozart, de Mágico González o Bernini.

La neurociencia puede llegar a identificar inequívocamente cuánto tiempo y qué parte del cerebro se activa cuando un niño se emociona o atiende, pero esas imágenes no pueden explicar porqué el niño atiende o se emociona, ni la función o el significado de esa emoción o de un recuerdo para ese niño concreto. Esto requeriría un análisis contextual coherente que tenga en cuenta otras muchas variables y que ayude a darle sentido a esos datos neurológicos. Sin este análisis, leer las imágenes coloreadas del cerebro y derivar conclusiones tajantes para la educación puede ser poco más que leer los posos del café para interpretar la personalidad. Aconsejar, a partir de algunas observaciones realizdas en situaciones controladas, que las clases no deberían extenderse más allá de 10 minutos, no sólo refleja tener un gran desconocimiento de la educación y de lo que ocurre en  los salones de clase, sino que además es limitar las tremendas posibilidades de esos niños y sus cerebros.  Se puede ser un excelente neurocientífico y un pésimo profesor.

La necesaria paciencia de la ciencia y la medicalización de la educación.

No se trata de un enfrentamiento de una parte de la psicología-educación frente a la neuroeducación, hay reconocidos científicos del cerebro que se toman con mucha más parsimonia esto de sacar conclusiones precipitadas a la vida cotidiana y de hacer interpretaciones de sus hallazgos. Explica bien muchas de estas cosas la neurocientífica Molly Crockett en este TED.

Creo que se está “biologizando” y medicalizando demasiado la educación y el aprendizaje y creo que eso no es bueno. Creo que se trata de un reduccionismo mecanicista demasiado simple que no explica bien la complejidad multicausal del aprendizaje, del desarrollo y el comportamiento humano. Creo que los profes necesitamos una aproximación al tema menos cerebrocéntrica, basada en la evidencia y más humanista.


Nota: Si te interesa esto de la educación,  y el día 17 de marzo estás cerca de Bilbao, tal vez te resulte más útil acercarte a estas jornadas que muchos tratados sobre neuroeducación. Yo no me lo perdería, ¡mala suerte estar tan lejos!.