Modos y modas de la educación

No es nueva esta película-documental. Han debido de pasar más de dos inviernos desde que la vi, me pareció entonces larga y reincidente,  con algunas ideas que creo valiosas pero en absoluto reñidas o incompatibles con muchos aspectos de la docencia tradicional como (me dio la impresión) de alguna manera se intentaba de-mostrar. Es cierto que existen malas prácticas en la dirección y organización de centros o en las formas de trabajar y crear experiencias de los docentes, pero esto no debiera servir de argumentos para poner en duda la funcionalidad y el valor de algunos de los elementos y principios básicos de la educación y el aprendizaje con el que muchos hemos crecido y con los que se siguen educando niños y niñas en todos los países del globo. Eppur si muove…

Nunca sospeché hasta qué punto conceptos como estilos de aprendizajeinteligencias múltiples  o neuroeducación podían ser más cienciología que ciencia, más una religión disfrazada de falsa modernidad que robustos constructos psicológicos aplicados y útiles. Ante tanto relato con tan débil argumento,  nunca me parecieron más necesarios mis buenxs maestrxs con toda su carga de cariño pero también de con-pre(n)sión y exigencia.

Educar con el miedo del que transporta objetos delicados, con cuidado de no molestar, crecer sin  dolor,… Nada tiene que ver la autocomplacencia con la felicidad y nunca la felicidad será un buen objetivo para lograr alumnxs o hijos felices, sino más bien  ciudadanos enfermos de sí mismos.

Tal vez llegados a este punto, en el que “pareciera que la ignorancia se nos haya vuelto glamurosa“, sea buen momento para reivindicar el valor de los contenidos, de los conocimientos, del saber de los docentes y hasta de  la exigencia de esfuerzo o la posibilidad de los suspensos como derrota memorable y consecuencia imprescindible  para el aprendizaje.

Dentro de un escenario de amor incondicional (¡joder, somos sus madres y sus maestros!) quizás necesitemos educar con más sentido común y con menos miedo.

“Modos y modas de la educación” aparece primero en Ideas Poderosas.

2 pensamientos en “Modos y modas de la educación

  1. Certera reflexión Manuel. Veo que coincidimos (que raro, ¿verdad?) en las impresiones sobre La educación prohibida. Hace casi tres años que escribí aquella reflexión y es uno de los post más leídos de mi blog y con más difusión fuera de España, aún ahora acabo de responder otro comentario.

    Es cierto, pareciera que la ignorancia se nos haya vuelto glamorosa, que eludimos la propia responsabilidad sobre la educación y por eso nos aferramos a cualquier moda. Hay un abismo entro lo que se dice sobre la importancia de la educación y lo que se hace. El miedo, sí, importante cuestión. Y la sociedad infantilizada.

    Hay mucha razón en este Ted que compartes. Ya en su momento me había parecido interesante el concepto de “economía de la crianza” y lo he vuelto a traer a primera línea.

    Gracias por la mención, un honor 🙂
    Un abrazo fuerte!

  2. Recuerdo la cantidad de puntos que conectaron con mis clases (en esos momentos andaba impartiendo un curso de capacitación de futuros formadores) cuando leí tus “notas durante el visionado”. Recuerdo la gran expectativa que había entre el grupo antes de ver La educación prohibida en el aula y lo pesada que se fue haciendo para todos conforme avanzaba la película.

    En ocasiones son tan poderosas esas modas que incluso se organizan cuestiones tan importantes como la educación en torno a ellas y de espaldas a lo que la evidencia no se cansa de mostrar.

    Parece que a veces las modas, las creencias o la forma en que nos gusta entender el mundo nos hace insensible a las contingencias, a la realidad.

    Si esta insensibilidad y la falta de correspondencia entre ese decir-hacer (también hacer-decir) que comentas acarrea no pocos problemas individuales (con uno mismo y los demás) no quiero pensar las consecuencias que tiene cuando son políticos, gestores, educadores,… los que no saben tomar distancia de estas cosas y les toca trabajar y tomar decisiones.

    Gracias Isabel, como siempre encantado de leerte en esta casa.

    Un abrazo fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s