Dejarse ver para cambiar el mundo

Fin del verano. Un año más han sido frecuentes y numerosas las noticias relacionadas con la accesibilidad de las playas en España que durante estos meses han aparecido en la red. No sólo entidades públicas y asociaciones representantes de personas con discapacidad han intentado informar de las playas accesibles de sus zonas de influencia y de sus características y recursos, este año además los propios turistas han podido informar y votar a través de internet por sus preferencias , eligiendo finalmente la playa más accesible de España. Todo ello gracias a la iniciativa “La playa accesible de los Fans” organizada porThyssenKrupp. No sólo me parece interesante esta propuesta por llamar la atención sobre un tema que me interesa, sino por la visión positiva y lúdica desde la que se reivindica la accesibilidad como un derecho universal no sólo para sobrevivir, o para acceder a la educación, a los servicios sanitarios o  al sistema penitenciario ;)) en igualdad de condiciones,  también para disfrutar del ocio y de lo que quiera que sea la vida para cada cual.

Pero lo que me parece más interesante aún es situar a las propias personas con necesidades de accesibilidad, (a las personas en sillas de ruedas, familias con niños pequeños, mujeres embarazadas, personas mayores, personas con problemas de visión o auditivos, otras con problemas temporales de movilidad,…) en el centro de este proceso de estudiar, re-conocer y con-versar sobre la accesibilidad de los espacios. Aún sin saber nada sobre elCódigo Técnico de Edificación, son estas personas las auténticas expertas en accesibilidad, porque en última instancia y más allá de los -sin duda importantes e imprescindibles-  criterios técnicos, la accesibilidad es una experiencia personal. Esta manera de hacer la cosas tan relacionada con la metodología del Design Thinking y el Diseño Basado en las Personas puede ser un factor clave y fuente de innovación para el gran reto de diseñar nuevas ciudades y nuevos escenarios que habitar más allá de la puerta de casa, espacios que permitan vivir la propia vida con los límites que cada cual se quiera imponer, contextos que permitan a muchas personas volver a la calle, a las plazas o a las playas y abandonar el destierro invisible de sus propias casas, espacios que permitan simplemente elegir el aislamiento como un ejercicio de libertad personal y no como alternativa más probable.

Pero el verano es mucho más que playas, las noticias y anuncios de festivales de música son también capítulos importantes en las noticias al sol. Y como la música, cuando te llega a las entrañas, no entiende de imposturas, ni de exilios invisibles, ni de columnas partidas, ni visiones a medias, ni si quiera de sorderas abisales, no son pocos amigos con discapacidades, con muchas ganas de bailar desde sus sillas ruedas y con tiempo y dinero para bien gastar, los que quieren disfrutar de estos festivales. En la mayoría de los casos el resultado de esta aventura se ve limitada a subir el volumen del mp3 y una gran balada a la frustración.

Sin embargo las cosas pueden ser diferentes y al igual que nuestras playas van mejorando cada año, quiero imaginar que también los festivales irán configurándose como territorios libres y abiertos a todxs. Sin duda es un gran reto, pero es posible. Valgan como ejemplo algunos apuntes del trabajo en accesibilidad que hicieron este año en el Festival de Glastonbury (los entrecomillados son copy-translated&paste de este artículo de la BBC)

“El evento cuenta con un camping a medida para personas sordas y con discapacidad, se han instalado plataformas elevadas específicas para las personas en sillas de ruedas en 11 escenarios y hay en ellos intérpretes de lengua de signos para que las personas sordas pudan entender  la letra de las canciones durante las actuaciones en direct”.

 “Una de las características habituales de Glastonbury es su área DeafZone , que ofrece lecciones de la lengua de signos británica y un equipo de intérpretes para que las personas sordas puedan acceder a los distintos actos del festival”.

 “El espacio donde se celebra el festival  incluye duchas y aseos accesibles y es atendido por voluntarios que proporcionan alquiler de sillas de ruedas y un servicio de minibús para ayudar a que  la gente se mueva por todo del recinto del festival”.

“También cuenta con una unidad de “alta dependencia” que puede facilitar a las personas con enfermedades graves acceso a servicios esterilizados, lavado y servicios médicos”.

“Este año el camping del Glastonbury’s acogió a unos 600 asistentes al festival entre personas  sordas y con discapacidad  física”

“Con cuatro de cada cinco personas sordas y con discapacidad diciendo que se desaniman a asistir a este tipo de eventos al no confiar en su accesibilidad,  todo parece indicar que los festivales pueden estar dejando de mejorar  sus ingresos en la venta de entradas”.

El verano ha terminado y todo sigue igual. Nada ha cambiado y nada cambiará: tal y como hace uno, 100 o 500 años, más allá de la tecnología,  hay una manera inevitable de mejorar nuestras ciudades: vivirlas, salir a la calle, probarlas, llenarlas de experiencias, llenarlas de voces que felicitan por lo conseguido a la vez que denuncian  y exigen los escenarios que nos permitan elegir a todxs , llenar nuestros pueblos, ciudades, nuestros cines, bares, biblotecas, calles, teatros,…  de experiencias que generen la necesidad de cambiar y seguir mejorando.

Sí, terminó el verano, pero empieza un nuevo otoño, y con él una nueva temporada de festivales. Una buena ocasión para disfrutar, para dejarse ver y  cambiar el mundo.

Publicación original: La tiranía de la normalidad

Doctorados en silencio

Fotografía de Jose Manuel Ballester

No nos fuimos, nunca nos hemos ido. Hemos estado aquí, aunque callados, observando en silencio. No ha sido parte de una estrategia, ni una tregua planificada. Podríamos hablar de la importancia de reconocer con humildad el propio silencio cuando sientes que no tienes nada nuevo que decir. Podríamos hablar quizás del exceso de coaching, de la sobreexplotación de frases bonitas, del buenismo, de la psicología positiva o de esta epidemia impuesta de emprendimiento de sofá y mesa camilla que tanto empiezan a sonar a tiranía. Podríamos hablar, al fin y al cabo, de  todos estos temas que llena las redes y sus círculos profesionales de la formación y el desarrollo personal-profesional.

Pero todo esto no serían más que razones, excusas disfrazadas de causas que explicaran nuestros casi tres meses sin publicar en nuestras redes o los más de 120 días desde que hicimos la última entrada para nuestro blog. Simplemente no hemos estado o hemos estado en otros sitios, o la cabeza o las manos o el corazón no han dado abasto.

A  pesar de habernos doctorado en silencio, durante este tiempo Ideas Poderosas sigue siendo nuestra casa. La casa a la que siempre se vuelve, en la que guardas tus viejos apuntes, los dolores de cabeza, los experimentos, los proyectos arrugados en servilletas y manchas de café, los buenos amigos, los planes más maravillosos y menos rentables del mundo.

Ideas Poderosas es nuestra inevitable vocación, el lugar que nos apasiona y donde nos gusta estar. Un lugar lleno de triunfos fugaces y derrotas memorables, de partisanos que siguen resistiendo, de personas que han querido  compartir con nosotros su tiempo, sus miedos y su voz. Personas que estuvieron con nosotros y que nunca olvidamos.

Desde el torpe silencio de estos meses hemos seguido trabajando sin piedad, deshilando para volver a hilar, atando cabos, conociendo apasionantes propuestasmaestros nuevos que nos han abierto sus casas y con las que vamos  a empezar nuevos proyectos. De todo esto os iremos contando.

Mientras tanto la cabeza, las manos y el corazón nos siguen sin dar abasto, pero aquí estamos.

Publicación original: Ideas Poderosas

Actividades de revisión por pares de la unidad 3

Se presentan en esta entrada de blog dos de las actividades de revisión por pares de la unidad 3. La primera de ellas es la reflexión sobre las opciones de socialización rica. En segundo lugar se presenta la descripción del proyecto mínimo viable.

………………………

Opciones de Socialización Rica


Proyecto Mínimo Viable

Sobre el aprendizaje cooperativo en el aula

Image

Como quiera que ya se han señalado en los recursos de la unidad y en los blogs de otros compañeros no pocas razones de carácter metodológico y otras basadas en las consecuencias del uso de la práctica cooperativa sobre el aprendizaje y desarrollo de competencias profesionales y personales en el alumnado, a la hora de hacer mi actividad me gustaría acercarme a este tema desde un nivel más personal, micro o inmediato. Me refiero a los escenarios, relaciones y contingencias que en mi caso hacen más probable que aplique en mi trabajo docente una metodología y organización más social y cooperativa y menos individualista. Aquí van algunas ideas:

  •  Conocer a fondo el tema que se ha de trabajar, no solo como conjunto teórico de contenidos, sino sus implicaciones prácticas, aplicaciones y relaciones con el mundo real.
  • Disponer de tiempo. En principio consume menos tiempo y esfuerzo continuar haciendo las exposiciones de siempre en clase, con los ejercicios de siempre y los materiales de siempre.
  • Estar dispuesto a experimentar, a no tenerlo todo controlado y a asumir el riesgo de probar cosas nuevas.
  • Plantear un proyecto que a mí también me resulte atractivo.
  • Haber generado un clima de confianza en el aula.
  • Conocer a mis alumnos sus intereses, inquietudes, experiencias, fortalezas, debilidades,..
  • Confiar en mis alumnos y no estar preso de la inmediatez de los resultados. A trabajar en grupo también se aprende y las dificultades, conflictos, quejas o errores serán parte de ese camino de aprendizaje. Por tanto, no abandonar y pensar que esta metodología es inútil cuando surgen las lógicas dificultades y los alumnos no responden como se esperaba.
  • Pensar en clave de productos y no meramente de objetivos y contenidos.
  • Marcar bien los tiempos de las distintas fases y de los plazos de realización de los  productos que habrá que elaborar en cada una de ellas.
  • Tener un sistema de evaluación de los proyectos que permita incluirlos en la evaluación como evidencias de aprendizaje al mismo nivel que el resto de pruebas de evaluación.
  • Tener un sistema de evaluación del aprendizaje cooperativo que permita también el reconocimiento y valoración explícita del trabajo e implicación personal de cada alumno dentro de su grupo de trabajo.

 

Nota: imagen de RYAN MCGUIRE of BELLS DESIGN and free of copiright restriction.

 

Las (des)ventajas de llegar tarde

Image

Siempre llego tarde.

Se nos pedía en la segunda actividad del módulo 2liberar nuestras razones para el cambio metodológico” y hacer un listado en una doble columna en la que escribiéramos por un lado “Qué hago para enseñar como siempre“, y por otro “Qué puedo hacer para enseñar como nunca“.

Pero el caso es que siempre llego tarde y a estas alturas, después de revisar algunas de las ideas que han compartido otros compañeros, poco nuevo podría aportar y muchas buenas propuestas he aprendido. Ya que este blog es un laboratorio, he preferido experimentar, darle un giro a la actividad, salirme un poco del guión y probar a poner enpalabras algunas ideas -y sus opuestas- sobre distintas maneras de plantarse ante este oficio de aprender y enseñar

(En negrita: qué hacer para enseñar como siempre. En normal: que hacer para enseñar como  nunca)

 …………………………………………..

Ser autosuficiente (o actuar como si lo fuera). Mirar lo que hacen otros compañeros, dar, compartir, preguntar, buscar, copiar y adaptar buenas prácticas de otros, …

Utilizar la neurología  como excusa.  Entender la capacidad, las inteligencias, la motivación que tienen o dejan de tener  lxs alumnxs en alguna parte escondida de sus cerebros como las responsables últimas de lo que finalmente son capaces de alcanzar. Aceptar siempre la responsabilidad que tengo en el desarrollo personal y aprendizaje de mis alumnxs, independientemente de lo que quiera que sea la inteligencia, la motivación, y de las características físicas de cada uno.

Entender que motivar consiste especialmente en dar/tener ánimos. Como dice @yoriento, “estar motivado no es tener ánimo sino tener motivos”. Exponer y ayudar a descubrir esos motivo por los que se están formando mis alumnos, comprometerlos con esos motivos, pedir y exigir el esfuerzo necesario para alcanzar los objetivos de aprendizaje y las actividades que se proponen,  aun cuando en ocasiones pueda suponerles un trabajo y esfuerzo extra realizarlas. No transformar mi clase continuamente en un campamento de animación sociocultural. Aprender puede (y debe) ser divertido, pero la diversión no debe ser el objetivo ni el motivo, ni el valor principal del aprendizaje ni de  mi trabajo.

Entender que tengo que estar motivado (animado) y contar con el apoyo adecuado y merecido reconocimiento de la sociedad, de los padres, compañeros, alumnos y administración  para hacer bien mi trabajo para mejorarlo e innovar. Volvemos a la motivación –los motivos-, a  los valores personales que son importantes para mí y por los que trabajo como docente y a mi compromiso con estos valores. Profesionalidad y compromiso. Independizarme de mis estados de ánimo, del “pie con el que me levante”, de mis sentimientos y de mis pensamientos acerca de cómo deberían de ser las cosas y hacer lo que tengo que hacer de la mejor manera posible en cada momento, bajo el contexto de turno,  para intentar alcanzar siempre los mejores resultados. Nietzche djo “Quién tiene un porqué para vivir (trabajar), encontrará casi siempre el cómo””

Entender que comunicar es transmitir y que mis clases son contenedores de conocimientos.  Entender que comunicar es “construir con” y que mis clases son contenedores de experiencias, y actuar en consecuencia.

Utilizar los proyectos principalmente como una manera de hacer las clases más divertidas y tener a los alumnos menos frustrados y más animados. Utilizar los proyectos dentro de un contexto, como parte de una estrategia, en base a unos objetivos y contenidos claros, utilizar los proyectos para provocar también retos, esfuerzo, compromiso, frustración y aprender así a lidiar con ello.

Querer tener todo bajo control, pretender saber lo que tiene que pasar cada dia en clase y no salirme del guión. Aceptar propuestas, experimentar, probar, improvisar, observar el efecto de mi trabajo sobre el trabajo y las sensaciones de lxs alumnxs y utilizar todo esto como una fuente de innovación en mi práctica docente.

Y procurar llegar a tiempo, pero si llego tarde, no dedicar el tiempo a hacer más de lo mismo.

 

Un proyecto memorable.

¿Cómo trabajar valores cómo la igualdad, la discriminación o la empatía,…en nuestras clases? ¿Organizando días de la paz, llenado palomas pintadas con frases que vaciamos de impacto cada vez que las volvemos a nombrar? ¿Y después qué? Aprovecho una de la actividades del curso #ABPmooc para recordar una experiencia muy especial que no sólo tiene que ver con la educación en valores, sino también con el llamado Efecto Pigmalión, con los efectos de convivir en entornos segregados, con la responsabilidad de padres y profesores como diseñadores de entornos educativos y de aprendizaje, con la manera tan sutil en que vamos moldeando a nuestros hijos,…

………………………………………………………………………..

Una clase dividida es el nombre en español con el que se conoce un experimento psicosocial sobre la intolerancia.En 1968 la maestra de primaria Jane Elliot decidió llevar a cabo un ejercicio pedagógico con sus alumnas y alumnos a raíz de la muerte de Martin Luther King. Su objetivo era concienciar al alumnado de los efectos de la discriminación, tanto en quien la ejerce como en quien la padece. La metodología utilizada para este objetivo está basada en el aprendizaje experiencial y sin duda tiene muchas conexiones con el aprendizaje basado en proyectos.

Es una experiencia muy conocida en el mundo educativo, de cualquier forma, aquellos que no la conozcan pueden disfrutar de ella viendo este vídeo que sin duda no te dejará indiferente, te dará mucho que pensar y posiblemente te inspirará no pocas ideas para introducir en tus clases.

Y aquí dejo la actividad. Un proyecto memorable

Unidad 1. Actividad Análisis de un proyecto

2014-04-06_1928

Finalmente me he decidido por este interesante proyecto de Gregorio Mariano, maestro de lengua extranjera en el CEIP  Menéndez y Pelayo. Se trata de un proyecto estructurado en 8 sesiones a través de las cuales se pretende investigar en la historia educativa de la localidad, recogiendo tanto aspectos generales (historia del colegio, reformas, cambios realizados a lo largo del tiempo,…) como aspectos anecdóticos e individuales (experiencias de familiares y de otras personas del pueblo, en sus trabajos o en su paso por el colegio). Creo que es una idea de partida interesante y que se presta a ser realizada de manera contextualizada, integrando así en el proyecto a las familias y a otras personas e instituciones externas a la propia comunidad escolar.

Observar así nuestra escuela puede ayudar al alumnado a valorar su etapa escolar con mayor perspectiva y transcendencia, no como un mero evento aislado de su experiencia vital, sino como parte de un camino que se hace en comunidad y que va construyendonos a nosotros mismos y a nuestro entorno. En este sentido se trata de un proyecto muy interesante y “poderoso”.

Por tanto, como idea creo que es muy buena, la manera de implementarlo también creo que tiene muchas cosas a su favor y me da la impresión de que realmente supuso una experiencia de aprendizaje significativa y memorable para el alumnado. En este sentido parece que los docentes que lo llevaron a cabo hicieron un trabajo excelente.

Sin embargo la definición y el planteamiento previo del proyecto como tal, creo que presenta algunos puntos que podrían mejorar. Todas estas cuestiones, los puntos fuertes y los débiles, son las que se pretenden analizar a partir de los siguientes formularios, que comparto desde mi cuenta de slideshare.