Sobre orientación laboral, más allá del glamour (o los entornos VUCA en el Barrio de la Magdalena).

iglesia-de-la-magdalena

El mercado de trabajo, el ecosistema de empresas, empresarios, estudiantes, personas trabajadoras y buscadoras de empleo, puede ser cualquier cosa menos homogéneo. Pero a veces se nos olvida. Es obvio, pero a veces se nos olvida.

Universalizar por tanto los mundos laborales, los discursos de una empleabilidad ideal y de las características del perfecto trabajador/a del SXXI, las (in)competencias que debemos promover y entrenar los orientadores en todas las personas que buscan empleo, en determinados entornos, puede no pasar de ser una generalización inútil, en el mejor de los casos, o  una estrategia fallida que intentando ayudar perjudica, en el peor de ellos.

Mientras escribo esto, pienso en los discursos sobre competencias líquidas, nómadas del conocimiento, entornos VUCA,  disrupción digital, economía colaborativa, etc. surgidos en contextos culturales, estructurales, económicos, laborales, profesionales muy concretos en los que estos conceptos y competencias adquieren todo su sentido y encuentran toda su utilidad y aplicabilidad.

Así las cosas, son estos discursos, traídos casi siempre de la mano de profesionales provenientes de entornos “top” de los recursos humanos, los referentes en el mundo de la orientación laboral de las grandes compañías globales, pero también de las empresas, fundaciones y ONG’s, que trabajamos con personas en riesgo de exclusión (gitanos, personas con discapacidad, inmigrantes, mujeres maltratadas, jóvenes con escasa o nula formación académica,…).

Los/as profesionales de la orientación y las organizaciones para las que trabajamos, en ocasiones sucumbimos al atractivo de estos discursos en nuestro afán de hacer bien las cosas, de no quedarnos atrás y de preparar a nuestros usuarios para el mundo del trabajo del SXXI. Sin dejar de escuchar a estos expertos y aprender de su experiencia y sus relatos, al mismo tiempo debemos mantener fuerte el cordón umbilical que nos une a nuestros usuarios ya que, de no ser así, corremos el riesgo  de que sean estas personas provenientes de entornos de recursos humanos tan alejados de nuestra realidad, las que lideren los discursos y las direcciones de nuestro trabajo.

Dieciséis años en el mundo de la consultoría y la formación ayudando a fortalecer equipos y a desarrollar profesionales de perfiles muy diferentes (desde directores, operarios, profesionales de alta cualificación a personas en riesgo de exclusión con escasa o nula formación), dan para cometer muchos errores, para ser infiel a los relatos que a uno le hacen confundir la realidad con el deseo y aprender algunas cosas a partir de lo visto y lo vivido. Aquí van algunas de estas humildes conclusiones en relación al trabajo con grupos de personas que viven realidades complejas y parten de situaciones de desventaja social:

  1. No es lo mismo buscar empleo, que buscarse la vida. Estar preso de la inmediatez de las necesidades más básicas puede limitar nuestra posibilidad de compromiso a la hora de hacer un itinerario que apunta a una tierra prometida que sólo podemos imaginar en un futuro incierto. El punto de partida de los que buscan un empleo y de los que se tienen que buscar la vida es muy diferente, sus objetivos también, por tanto los mensajes que necesitan y la manera de orientar y de trabajar con unos y otros necesariamente ha de ser distinta.
  2. Para muchas de estas personas, antes que desarrollar o fortalecer las “competencias líquidas” de esta sociedad gaseosa, necesitan fortalecer las sólidas. Ser más creativo en un contexto de precariedad puede servir para buscarte mejor la vida y eternizar tu maestría en ser un “busca vidas”, no en tener un trabajo y una vida más digna (lo que quiera que ello signifique). Terminar la ESO (mejor si no es en un colegio gueto, claro), la FP o la Universidad, conocer a fondo un oficio y aprender a ejercerlo bien y con profesionalidad son cuestiones sólidas y por tanto básicas y mucho más útiles para encontrar un trabajo y dar un salto cualitativo en la propia situación vital y en la de la familia a la que perteneces. Hay, además, en este afán por entrenar y educar las competencias líquidas confusiones conceptuales y debilidades metodológicas varias, así como una falta de conocimiento de los principios del aprendizaje y el comportamiento humano, pero esto es harina de otro costal.
  3. Todos somos una persona y muchos personajes a la vez. No tratamos con trabajadores o buscadores de empleo, ése será tan solo uno de los papeles/personajes que les toca jugar a nuestros participantes en su día a día. Algunos de éstos “personajes” ayudarán al “yo” que busca trabajo, otros en cambio pueden ir en la dirección contraria y suponer un gran obstáculo. Conocer bien a la persona y las distintas obras que representa nos pueda dar pistas muy útiles acerca de las probabilidades de adherencia y éxito de las acciones que les proponemos. Distinguir la persona de los personajes que representa nos ayuda a tomar perspectiva y entender mejor los cómos y porqués de nuestros usuarios.
  4. No siempre es lo más útil tratar de ayudar con discursos y formaciones modernas y maravillosas pero descontextualizadas a según qué entornos/personas. Para nómadas, resilientes, expertos en economía colaborativa y supervivientes en entornos VUCA, muchos de los usuarios de la Fundación Secretariado Gitano con los que trabajo o muchos de los participantes de cursos de la Cruz Roja en los que colaboro. A poco que se conocieran sus historias de vida, nadie pondría en duda su resiliencia ni su capacidad para mantenerse a flote en una realidad hostil, cambiante, compleja, ambigua e incierta. En muchas ocasiones esas habilidades las tienen -gracias a ellas logran seguir adelante a pesar de los pesares-, lo que necesitan es otro contexto en el que esas habilidades tengan una dirección y un sentido nuevo. Les sobran estereotipos y discursos fáciles de explicar, les falta un contexto de igualdad que les permita, al menos, #partirdecero.  Porque sus realidades pueden ser distintas a las de la mayoría, pero sus derecho no.
  5. Necesitamos entidades y profesionales muy bien formados, al día de las tendencias del S.XXI, que conozcan bien adonde apunta el futuro global, pero que tengan a la vez un fuerte compromiso social, que no cierren los ojos ante cuestiones estructurales relacionadas con la desigualdad y los derechos humanos y que atiendan y aprendan, pero siempre con espíritu crítico, de los modelos cool de orientación y desarrollo personal más de moda, vestidos éstos no pocas veces de un cientifismo y mentalismo poco serio y de una facilona psicología positiva demasiado individualista y superficial.

 

En fin, antes que con las empresas, la orientación laboral tiene que ver con personas viviendo en un contexto, y esto a veces se nos olvida. Además de conocer a fondo nuestro entorno laboral y todas las herramientas útiles para el magnífico trabajo de ayudar a las personas a mejorar su buena vida, las orientadoras/es deberíamos ser expertos en personas, en comportamiento humano, lo que significa ser capaces de entender esos comportamientos, compromisos, éxitos y fracasos en el contexto (laboral, personal y biográfico) en el que ocurren. Sólo así podremos dar una respuesta y una ayuda ajustada y útil a cada uno de ellos. En este conocimiento cercano y contextualizado se esconde nuestra gran ventaja sobre las grandes -pero demasiado lejanas a veces- estrellas del coaching y los recursos humanos.

Y esto a veces se nos olvida.

 

Nota: La Magdalena acoge el barrio árabe y parte de la antigua judería giennense. Entre otros puntos de interés, y que por sí solos merecen una escapada, están sus fabulosos Baños Árabes. Un barrio tranquilo y acogedor por donde perderse a pasear. Tradicionalmente es una zona que ha acogido a una población tan amable, como desfavorecida económica y socialmente, con una alta tasa de desempleo y absentismo escolar.

La buena vida

El 31 de agosto terminé seis meses coordinando un nuevo Aprender Trabajando. Aún siendo fácil engañarse por lo emocionante de haber convivido durante seis meses con primero 20, luego 16 y al final 10 personas-toberllino, vuelvo a pensar que de todos los programas de orientación-empleo en los que he participado (y humildemente les digo que no han sido pocos) es el que mejor dirección y metodología sigue. Y no lo digo por su definición o su planteamiento técnico o pedagógico, sino por la orientación radicalmente práctica y por los resultados que se alcanzan. Su objetivo: (re)enganchar a jóvenes entre 18 y 30 años en situación de desventaja social (educativa-formativa-económica) en un proyecto personal que les permita darle una vuelta al guión que parecían traer escrito. Esto quiere decir volver a retomar los estudios que en su momento abandonaron y aprender una ocupación con practicas reales durante 5 meses integrados en equipos de trabajo profesionales y exigentes. Significa participar en una exigente carrera en la que la mayoría de ellos tienen que hacer cosas que nunca han hecho o que hace tiempo dejaron de hacer por unos motivos u otros.

Sin duda son los resultados de esta iniciativa su mejor argumento. Se trata de un proyecto  práctico y radicalmente humano (ya que va a la raíz -la educación y el empleo- de la lucha por los derechos humanos de todas las personas)  que lideran la Fundación Secretariado Gitano y la Cruz Roja con el apoyo de la Fundación Obra Social “la Caixa” y que implica a importantes empresas de distintos sectores repartidas por todo el territorio (Carrefour, Lidl, Alcampo, Luis Piña, Leroy Merlin, Brico Cepot, C&A, Conforama, Eroski, AC Hoteles,…)

Más allá de estas cuestiones, seis meses trabajando, conviviendo, recibiendo y exigiendo con 20 jóvenes te lleva a participar de muchas conversaciones y conocer muchas historias y todo ello te permite re-situar en un  marco diferente palabras, conceptos y experiencias que podrían sentirse o entenderse extrañas rodeadas de otra paleta de colores diferente.

He tenido la suerte de trabajar en otros proyectos con grupos muy diferentes, ahora han sido personas gitanas, pero en otras ocasiones fueron estudiantes universitarios, coordinadores de equipos de grandes empresas, grupos de jóvenes abogados, trabajadores sanitarios, equipos de docentes, personas con discapacidad física, o intelectual, jóvenes y mujeres inmigrantes, etc.

Les aseguro que se observan caminos estrechos y anchos en todos ellos, que parece haber verdades e imposturas en unos y otros, que aunque unos anden como de puntillas con la sutileza de Nureyev y otros den pasos patinzambos de gigante como Tkachenko, es la misma gravedad la que les afecta y las mismas leyes del comportamiento humano lo que les hace hacer lo que hacen y decir lo que dicen.

Todos buscan una “buena vida”, que todo les vaya mejor, en su vida personal, en su trabajo, con ellos mismos, con sus familias,… En ultima instancia la formación y la consultoría aquí tienen su razón de ser y su marco en el que actuar. Pero se ha de tener cuidado en esto de la “buena vida”, ya que, además de una dirección, existe un riesgo para los que trabajamos con colectivos tan diferentes. No podemos asumir que hay una “buena vida” normal, igual para todas las personas. Descubrir y aprender lo que quiera que signifique esa “buena vida” cosida de pasados para cada uno, es una buena manera de desenmascarar y desafiar las etiquetas y actitudes de discriminación hacia las personas con discapacidad, los inmigrantes, las personas gitanas y de todas aquellas que aún comparten situaciones de exclusión y discriminación y que no han de negar su orgullo e identidad para exigir y participar de los derechos que por humanos les pertenecen.

Gracias a mis compañeros de la FSG de Jaén por su ayuda y el gran trabajo de selección previa que hicieron, y gracias especialmente a mis alumnos de este año por volver a recordarme que hay muchas dignas buenas vidas y sobre todo por el esfuerzo que habéis hecho para que la vuestra tenga la dirección que habéis marcado y por luchar con ahínco por ella.

 

Nota: El vídeo que aparece más arriba, más que un encargo, fue un reto que le propusimos al equipo de Gudmornin. “¿Seríais capaces de hacer un vídeo en escasas dos semansa que reflejara en qué consiste el Aprender Trabajando y que a la vez contara lo que ha supuesto la experiencia para nuestros alumnos?” Antonio, que contestó a  mi llamada de teléfono, con la humildad y a la vez la seguridad que le caracteriza me pidió la información que necesitaba. A las pocas horas tenía su correo aceptando la propuesta. Yo estaba seguro que podrían con ello. Y lo consiguieron, ¡delante de Dios que lo consiguieron!.

 

 

 

Las Psicoterapias Contextuales (presentaciones de un curso de verano)

 

El pasado mes de agosto se celebró en el Campus Antonio Machado (Baeza) de la Universidad Internacional de Andalucía el curso de verano Las Psicoterapias Contextuales: Avances Recientes, que tuve la suerte de dirigir. Entre el 28 y el 31 de agosto pasaron por las aulas del Palacio de Jabalquinto algunos de los profesionales, investigadores y docentes pioneros y referentes en el estudio y aplicación de este tipo de psicoterapias en nuestro país. El curso tuvo muy buena acogida y reunió finalmente a un grupo de más de 40 personas, entre estudiantes y profesionales de la psicología.

Compartimos desde este enlace todas las presentaciones que utilizaron cada uno de los  docentes en sus respectivas clases. Estas son las presentaciones que se pueden ver y descargar:

  • Las terapias de tercera generación como terapias contextuales (Marino Pérez Álvarez).
  • Bases experimentales 1 (Luis Valero)
  • Bases experimentales 2 (Luis Valero)
  • La Terapia de Aceptación y Compromiso (J. Manuel García Montes)
  • La Psicoterapia Analítica Funcional (M. Ángel López Bermúdez)
  • Habilidades del terapeuta desde FAP (Rafael Ferro)
  • Una teoría conductual de la formación del YO (Rafael Ferro)
  • Activación Conductual (Jorge Barraca)

Curso de verano UNIA: “Psicoterapias Contextuales”. Quién es quién (y VI)

machado

Cerramos con este post el grupo de entradas en las que hemos presentado a los docentes que impartirán el curso de verano de la Universidad Internacional de  Andalucía “Las psicoterapias contextuales: avances recientes“, que se celebrará en el Campus Antonio Machado de Baeza entre el 28 y el 31 de Agosto.  Junto con Jose Manuel García Móntes,  Jorge Barraca MairalMiguel Ángel López Bermúdez, y Luis Valero Aguayo contaremos con Marino Pérez Álvarez, a quien presentamos en este post.

Marino-Pérez-ÁlvarezMarino Pérez Álvarez es Psicólogo clínico y Catedrático de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos de la Universidad de Oviedo. Con una extensa trayectoria en el estudio e investigación de la psicología desde una sólida formación filosófica y epistemológica. Autor de numerosas publicaciones científicas y numerosos libros, entre otras obras, autor de: Médicos, pacientes y placebos (Pentalfa, 1990), La superstición en la ciudad (Siglo XXI, 1993), La psicoterapia desde el punto de vista conductista (Biblioteca Nueva, 1996), Tratamientos psicológicos (Universitas, 1996), La invención de los trastornos mentales (Alianza editorial, 2007) El mito del cerebro creador (Alianza, 2011) y Las raíces de la psicopatología moderna: la melancolía y la esquizofrenia (Pirámide, 2012), Las terapias de tercera generación como terapias contextuales (Síntesis, 2014), Volviendo a la normalidad, La invención del TDAH y el Trastorno Bipolar Infantil ( Alianza, 2014), Activación conductual. Para el tratamiento de la depresión (Síntesis, 2015). Además, es coordinador de una colección de la Editorial Síntesis sobre estas terapias, siendo sus líneas de investigación la naturaleza de los trastornos psicológicos y su tratamiento. Referente y pionero en nuestro país de las Terapias Contextuales.

Nos servimos en esta ocasión del Repositorio Institucional de la Universidad de Oviedo para recopilar el amplísimo catálogo de publicaciones científicas y académicas del profesor Marino.

Curso de verano UNIA: “Psicoterapias Contextuales”. Quién es quién (V)


plaza-leones-baeza-Mesón-Despeñaperros

Continuamos presentando a los docentes del curso de verano de la Universidad Internacional de  Andalucía “Las psicoterapias contextuales: avances recientes“, que se celebrará entre el 28 y el 31 de Agosto.  Hoy es el turno de Luis Valero Aguayo, que se ocupará de impartir las clases sobre  “Bases experimentales de las terapias contextuales”.

luis valeroLuis Valero Aguayo es Catedrático de Psicología de la Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Málaga. Entre sus líneas de investigación destacan las relaciones de equivalencia y  las bases experimentales de las terapias contextuales.Ha introducido, junto con Rafael Ferro la Psicoterapia Analítica Funcional (FAP) en España, con el que ha publicado Psicoterapia analítica funcional El análisis funcional en la sesión clínica (Síntesis, 2015).  Ha traducido al español el libro Psicoterapia Analítico Funcional. Creación de relaciones terapéuticas intensas y curativas  (Univ. Málaga 2007), de los profesores R.J. Kohlenbeg y M. Tsai, creadores de FAP, con los que ha participado en diversas publicaciones. Ha sido Vicedecano de la Facultad de Psicología de la Universidad de Málaga, Director del Servicio de Atención Psicológica de dicha Universidad, Director del Departamento de Psicología y Director del Máster de Psicología Clínica. Ha participado, y participa, en un abundante número de proyectos de investigación tanto a  nivel nacional como internacional y es autor de numerosos artículos y publicaciones. Volvemos a recurrir a Google Académico para acercar hasta aquí una recopilación de su amplio número de publicaciones.

 

 

 

Aristóteles para coaches.

Stagecoach-1939

Siendo uno de los principales papeles del coach el de “facilitador que ayuda a encontrar respuestas y liberar el potencial que las personas llevan, aveces sin saberlo, en su interior”. Y siendo este discurso de las potencialidades, de las capacidades y el dentro/fuera un relato muy extendido y entendido de manera literal, convendría releer y recordar de cuando en cuando estas cosas.

Coaching y Aristóteles

Nota: El texto es parte de la ponencia del profesor Marino Pérez Álvarez en las V Jornada Psicología y Coaching.

 

 

Curso de verano UNIA: “Psicoterapias Contextuales”. Quién es quién (IV)

baeza-palacio.jpg__940x620_q83

Continuamos presentando a los docentes del curso de verano de la Universidad Internacional de  Andalucía “Las psicoterapias contextuales: avances recientes“, que se celebrará entre el 28 y el 31 de Agosto.  Rafael Ferro García, que se ocupará de impartir las clases sobre  “La Psicoterapia Analítica Funcional” y “El yo y sus problemas desde las terapias contextuales”, se une al grupo de docentes que hemos presentado hasta el momento: Jose Manuel García Móntes,  Jorge Barraca Mairal, y Miguel Ángel López Bermúdez.

rafa ferro

Rafael Ferro García es Doctor en Psicología por la Universidad de Granada, Psicoterapeuta y Psicólogo Especialista en Psicología Clínica y en Psicoterapia. Tiene más de 30 años de experiencia clínica en el Centro de Psicología Clínica CEDI de Granada. Docente en cursos, máster y en congresos en Terapias de Conducta de tercera generación. Autor de más de 20 artículos sobre Terapias Contextuales. Pionero y referente en nuestro país en la práctica clínica de la FAP. Es coautor junto con Luis Valero del libro Psicoterapia Analítica Funcional. El análisis funcional en la sesión clínica (Síntesis, 2015). Y junto a Lourdes Ascanio coautor del libro: Terapia de Interacción Padres-hijos (Síntesis, 2017). Sus trabajos y publicaciones están centrados en el análisis clínico de la conducta, concretamente en la Psicoterapia Analítica Funcional,  la Terapia de Aceptación y Compromiso y la Terapia de Interacción Padres-Hijos.

.