El storytelling y la educación sentimental, de la caverna a la escuela.

El ancestral arte de contar historias que llevamos clavado en nuestros genes de aprendices y maestros está siendo aprovechado con fuerza desde el márketing y la publicidad para adaptarse a la forma de ser de los nuevos ciudadanos, a una nueva manera de consumir y de estar en el mundo. Pensamos que la educación y los educadores podemos aprender y enriquecernos de este viaje del storytelling por los campos de la publicidad y la empresa.

De ello estuve conversando durante dos horas con un grupo de maestros de un instituto muy grande; un grupo pequeño de profesionales pero muy implicados y enamorados de su trabajo. Hablamos de las múltiples ventajas que el storytelling puede aportar a nuestras clases, de la necesidad de pasar de los contenidos a los contenidos+las experiencias y de la importancia de pasar de ser simples contadores de historias a ser auténticos creadores de historias  si queremos ir más allá de los “días de”, de los posters con palomas de la paz y de manifiestos llenos de buenas intenciones; si queremos de verdad educar la empatía, la educación en valores, la educación sentimental, la desigualdad, la interculturalidad, el racismo…

Fue una buena tarde en la que estuvimos conversando, pero también probando y proponiendo algunas maneras alternativas de trabajar estos temas en clase. Porque cada metodología encierra una historia y cada historia una experiencia, y sólo las experiencias memorables nos transforman el alma. El resto apenas sirve para adornar las paredes de nuestras clases.

“Storytelling y educación” aparece primero en Ideas Poderosas

De videoclubs e imposturas

Josman (#dMudanza) from enimaxes.com on Vimeo.

A veces siento que la red es en gran medida una clínica de cirugía plástica, que no es más que un laberinto de espejos en el que elegimos mirarnos sólo en aquellos que mejor imagen nos devuelven de nosotros mismos, que es sobre todo un juego de egos, un lugar donde la motivación pasa en demasiadas ocasiones por mirarse el ombligo, por la ceguera y el autoengaño, donde decir y hacer pretenden ser una misma cosa, donde se habla de humildad para demostrar lo humildes que somos, donde las imprescindibles (con)versaciones cada vez son más escasas y se transforman en un juego de ecos o en simple impostura.

Estoy seguro de que estas impresiones personales retratan más mi mundo en red y mis caminos en ella que a lo que quiera que sea la red en sí, no puede ser de otra manera. De cualquier forma, estando así las mis cosas, los cómos y porqués me parecen un privilegio. En un  mundo atascado en vivir rápidamente, en el que basta con mostrar el resultado, o incluso maquillarlo, o incluso fingirlo, en un mundo tan real como el virtual en el que el relato a veces sólo sirve para crear un acto de fe, pero no describe ni explica; en un contexto donde las palabras más allá del sonido no conservan su significado, detenerse a narrar, documentar y compartir el proceso de un proyecto y su resultado último, las maneras personales de mirar, los trucos, las decisiones, las debilidades o los valores propios, es sin duda alguna un acto de coraje  por parte del que lo escribe y un lujo para el que lo lee.

Por otro lado reconocer y reiterar que  “Por supuesto, cualquier otra persona podría haberlo hecho de otra manera” es, además de un buen juego narrativo, un reto, un guiño y un reconocimiento de las propias limitaciones y de todos los caminos que quedarían por explorar.  

Si además te gusta el cine desde dentro del cine, el corto y el post de Iago te pueden interesar más aún. Yo no soy ningún letrado en estas lides, me gusta mucho ver algunas películas, cortos y documentales, pero no me apasionan -por ignorancia- las zonas de blancos, la temperatura de color o las posibilidades de los etalonados.

Sin duda he disfrutado mucho el corto Josman (#dMudanza) y me ha hecho re-vivir y re-sentir con sorprendente facilidad imágenes, olores, conversaciones y sensaciones que están pegados a mi historia y que hacía mucho tiempo que no recordaba.

Pero “Cómos y porqués habla de muchas más cosas. “Cómos y porqués” es una de las experiencias más extrañas, por infrecuente, que últimamente he visto entre los blogs de aficionados y profesionales de las redes que sigo. Esta entrada es un singular ejercicio didáctico, un acto de generosidad que poca gente está dispuesta a hacer. Como escribiera Fernando Savater al hablar de el valor de educar, “cobardes o recelosos abstenerse”.

Dejar el cuerpo en casa (3Ps vs ABP)

Voy leyendo en los blogs de compañeros del curso sus actividades en relación a las ventajas e inconvenientes del ABP frente a las que presenta una metodología propia de las 3Ps. Como quiera que entre unas y otros recogen muchos y buenos datos, ideas y opiniones, y ya que pocas novedades podría yo aportar, me he tomado la libertad de modificar la forma de la actividad según se pedía y he creado un post en mi blog personal a partir de las primeras sensaciones que me ha causado este mooc y de las lecturas y vídeos que he visto hasta el momento. Se incluyen hipervículos a ejemplos de actividades y prácticas propias del ABP y algunos vídeos que de alguna manera se relacioan con todo esto.  Aquí va el inicio de el post:

“Me sobraron más de 4/5 partes de mi cuerpo. Podría haberme quedado en casa de cabeza para abajo cada mañana. Al menos al 80% de mis profesores era la única parte de mí que le interesaba. Y ya puesto a afinar, podría haber dejado la parte de mi cerebro que tuviera algo que ver con tomar decisiones, con inventar o imaginar.  Supongo que debían estar poseídos por esa monomanía de transformar a sus alumnxs en enciclopedias de pasta dura, en contenedores de fechas, títulos, nombres, teorías, definiciones. Tal vez sufrían algún tipo de ceguera selectiva que no les permitía ver niños y niñas con piernas para correr, manos para crear, cabezas para inventar, experiencias y emociones para crecer y cambiar el mundo. Lo importante era Retener y Repetir, una y otra vez, R que R.”

Continuar leyendo en el blog original.